Psicología en positivo

Psicología en positivo

En muchas ocasiones nos sentimos fatigados, estresados y deprimidos. Esto normalmente sucede por las actividades que realizamos, las cuales nos pueden dejar cansados y sin ánimos. Olvidando así lo que nos hace ser felices y nos da motivación.

Para eso, existe la psicología en positivo. Esta rama de la psicología se enfoca en los aspectos positivos de la vida. De esa forma el ser humano puede tener un desarrollo óptimo y pleno consigo mismo; y con los demás.

Entonces, si sientes que necesitas hacer un cambio en tu vida, esta ciencia es un buen camino a tomar. Ahora bien, quizás en estos momentos estés teniendo muchas dudas. Por eso te invitamos a seguir leyendo para que conozcas todo sobre esta importante materia.

¿En qué consiste la psicología en positivo?

La psicología positiva es una rama de esta ciencia enfocada en la felicidad. Ella ayuda al individuo a encaminarse en lo que lo hace sentir bien. Motivando de esa forma al humano a seguir con sus aspiraciones y  logrando así fortalecerlo para crear un mejor estilo de vida.

Esta corriente promueve que a través de la esperanza, perseverancia, optimismo, creatividad y por supuesto, la felicidad el hombre puede superarse. Pero, para lograrlo hay que trabajar en ello, ya que la misma felicidad se crea y se trabaja.

Del mismo modo, la psicología en positivo no se desprende de las debilidades que podamos tener. Pero no se enfoca en buscar una solución para olvidar la tristeza. Sino que se preocupa en obtener respuestas sobre lo que nos motiva.

Se trabaja de esta forma, ya que diversos expertos en el campo exponen que la felicidad depende de tres aspectos: 50 % nuestra personalidad, un 10% los sucesos en nuestra vida y un 40% lo que hacemos para ser felices. En ese último factor es en el que se basa la psicología positiva. Y para construirla y mantenerla existen diversas maneras.

Dimensiones de la felicidad

Conocido como el padre de la psicología, Martin Seligman fue el pionero en investigar la felicidad desde una visión científica. Él determinó que existen tres dimensiones de la felicidad, las cuales podemos trabajar y cultivar. Estas son:

Vida placentera

El primer escalón se basa en buscar los placeres que nos causa la vida. Con esto, nos referimos a experimentar en gran medida cualquier emoción positiva que podamos sentir en el momento. Lo que puede traducirse como: no desaprovechar ninguna ocasión para sentirnos bien y en armonía.

Buena vida

La segunda dimensión, según Seligman, es alcanzada cuando reconocemos y le sacamos provecho a nuestras virtudes y fortalezas. Esto con el motivo de proporcionar una mejor calidad a nuestra vida. Normalmente la experimentamos cuando estamos enfocados en alguna actividad y no estamos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor.

Vida significativa

El último escalón y dimensión de la felicidad, lo logramos cuando sentimos una gran satisfacción por lo que realizamos. Sucede a su vez cuando utilizamos todas nuestras virtudes y fortalezas en una meta más grande que nosotros. Ahí, es cuando empezamos a sentir que nuestra tiene un significado, y por ende, nos sentimos felices.

¿Qué puedo trabajar
a través de la psicología positiva?

Como te mencionamos, el propósito de la psicología en positivo es ayudarnos a lograr la felicidad y cumplir nuestras metas. Además, esta corriente nos permite trabajar diversas herramientas que fortalezcan nuestro desarrollo humano. Entre esos encontramos:

Bienestar emocional

Al adquirir o trabajar nuestro bienestar emocional tendremos la capacidad de tratar nuestros estados de ánimo. Y raíz de esto poder ser capaces de controlar los pensamientos que nos impidan llegar a la meta que tengamos pautada.

Capacidad de conexión

A través de la psicología activa seremos capaces de aprender, desarrollar y mantener relaciones saludables y positivas. Asimismo, podremos ser más unidos a nuestros amigos y familiares, al tener la fortaleza de conversar íntimamente con ellos.

Sentido de autonomía

La psicología en positivo nos permite hacer de nosotros los únicos dueños de nuestra vida. Con ella seremos los responsable de la calidad con la que deseamos vivir. Y por consiguiente nuestras acciones serán las únicas que podrán servir para lograr nuestro desarrollo y cremento pleno.

Sentido de logro

Tendremos la capacidad de ser los dueños de lo que queramos obtener. Todo a través de que seremos los únicos que pueden fortalecer nuestros intereses y logros. Pero sobre, al sentir que hemos logrado algún objetivo, seguiremos poniendo en practica cada ejercicio. Hasta haber obtenido todo lo que hemos soñado.

¿Cómo puedo empezar a emplear
la psicología en positivo?

Ya sabes que la psicología positiva, debe trabajarse para lograr felicidad plena y el desarrollo óptimo de nuestra mente y cuerpo. Es por eso que te traemos ciertos ejercicios y dinámicas que te ayudarán a estar más pleno contigo mismo:

Practica la actividad física

El cuerpo y la mente están conectados. Es por eso que para lograr una buena salud metal hay que trabajar nuestro físico. Sin embargo, a muchos no les resulta practicar una actividad. Por lo que hacer ejercicio podría ser estresante y, ese no el punto de la psicología positiva.

Por ello para combatir, hay distintos tipos de ejercicios típicos, no todo se trata de estar en un gimnasio. Podemos nadar, salir a correr, practicar algún deporte, o ir a algún sitio con tu mascota para jugar con la pelota. Cualquier actividad cuenta, ya que la actividad física es un buen antidepresivo.

Aumenta las relaciones sociales

Diversos estudios han demostrado que las personas que tienen al menos un amigo cercano son más felices. Por tal motivo, es importante contar con personas de confianza que nos hagan sentir amados, pero sobre todo apoyados.

Esto se debe a que para todos es esencial exprésanos sin temor. Con una persona cercana podremos comentar cómo nos sentimos en un momento determinado y qué es lo que queremos. Logrando de esa forma liberarnos y drenar todos los pensamientos que abundan en nuestra mente.

En esta ocasión no importa la cantidad de amigos que puedas tener, sino los momentos que comparten. A parte de que ellos te escuchen, es importante escucharlos a ellos, para lograr una relación en base a la reciprocidad. Y si sientes que no puedes hacerlo, sólo tendrías que trabajar y fortalecer la habilidad de socialización.

Practica tu gratitud

Expresar sobre el por qué nos sentimos agradecidos es una buena manera de sentir bienestar. En ocasiones nos olvidamos que hay muchas cosas por las que deberíamos estar agradecidos. Para cultivar y aumentar este hábito, la psicología en positivo tiene varios ejercicios útiles.

Por ejemplo, puedes escribir una carta a una persona que sea muy importante para ti, puedes ser un amigo o familiar. Allí, debes agradecerle todo lo bueno que esa persona ha traído a tu vida, y expresar cómo te sientes con ella.

Otro ejercicio es el dar las gracias, tan simple como eso. Puedes empezar agradeciendo cada vez que te levantas o comes. También, para cultivar el hábito puedes agradecerle las cosas que las personas a tu alrededor hacen. Con eso harías que la persona se sienta bien y a su vez tú harías lo mismo.

Un último ejercicio, y que es utilizado por muchos es tener un diario de agradecimiento. Allí cada noche, antes de acostarte a dormir puedes escribir por lo menos tres cosas con las que te sientas agradecido. Puede ser por algo que te sucedió ese día o por algún momento de tu pasado. Lo importante es abrir tu mente y agradecer por las cosas buenas.

Ten sentido del humor

Es un hecho científico que las personas que ríen y tienen buen humor, por lo general son más felices. Y no sólo eso, sino que tener un buen sentido del humor aumenta la vida y nuestro bienestar. Es por eso que es importante rodearse de personas que rían, ya que así te podrás contagiar de sus risas.

Asimismo, para ser más feliz debes a aprender no tomarte en serio; es bueno para tu salud reírte de ti mismo. Claro, sin ridiculizarte y hacerte sentir menos. Del mismo modo, aplica el humor de una forma inteligente y nunca discrimines a los demás para sentirte tú bien. Ya que eso no lo logrará, en más tendrá el efecto contrario.

Conoce y valora tus fortalezas

Como hemos estado viendo, la psicología en positivo trabaja tus fortalezas para así alcanzar la felicidad y un óptimo desarrollo como humano. Pero, para trabajar y aumentarla, primero tendrás que conocer cuáles son ella.

El primer paso que debes hacer es pensar en qué es lo que te caracteriza. Por ejemplo, si consideras que eres una persona curiosa, es porque tienes interés en los acontecimientos que pudiesen estar sucediendo. Asimismo, si tienes un sentido de liderazgo es porque eres bueno organizando y haciendo que actividades en grupo se logren.

Con esto, queremos decirte que tus cualidades son tus fortalezas y lo que te hace ser quien eres. Así que en vez de ocultarlas lo que debes hacer es trabajarla al máximo, para que aprendas a vivir sin complejos. Y si sientes que no tienes ninguna virtud, pídele ayuda a un amigo o familiar, y verás cómo estabas equivocado.

¿Cómo puedo trabajar la psicología en positivo desde el trabajo?

El trabajo sin duda alguna es uno de los entornos donde el ser humano se siente más estresado e intranquilo. Constantemente estamos sobre mucha presión para entregar algún trabajo o porque tenemos que lidiar con algún jefe o compañero nada agradable.

Quizás en este momento, estés preguntándote cómo puedes aplicar la psicología en positivo en esa clase de ambiente. Y sobre todo cómo puedes hacer que tus compañeros y colegas se unan a ella para así formar un armonioso amiente. Pues aquí te contaremos cómo lograrlo todo:

Trabaja el optimismo

Tal vez puedas estar pensando que en tu trabajo no hay nada bueno, y que todo lo que sucede ahí es agobiante. Sin embargo, detenerte a pensar y extraer algo positivo ayuda a mejorar el ambiente laboral. Por eso, puedes decirle a tus compañeros que escriban o cuenten tres cosas positivas que les haya sucedido en el día.

Esos toques de optimismo pueden ser el halago de un colega hacía su persona o trabajo. También el haber cumplido una tarea y por qué no, decir que después del trabajo todos irán a otro sitio a charlar. En conclusión, al siempre tratar la situación de forma optimismo, todos comenzarán a pensar de manera positiva.

Mantén una relación laboral sana

Muchas veces, el mal ambiente en un ambiente laboral, se debe a la desconfianza existente entre los trabajadores. Por eso, y para aumentar tu positividad, date la oportunidad de conocer y hablar con tus colegas del trabajo.

Puedes conversar sobre el día, la familia o hasta sobre el trabajo que tienen asignado. Vayan a tomar un café afuera o planea alguna actividad después de salir del trabajo. Lo importante, es que te esfuerces por saber sobre ello, ya que quizás te sorprendas y te des cuenta que con algunos tienes cosas en común.

Dale positividad a tus obligaciones

Cuando transformamos una actividad en algo negativo, automáticamente nos sentimos mal y sin ánimos de hacerla. Es por eso que debes darle otro propósito a tus asignaciones en tu trabajo. Con esto te decimos que debes ver a tus obligaciones laborales desde otra perspectiva.

Por ejemplo, deja de pensar que con lo que estás haciendo tu jefe será el único que se enriquecerá. Por el contrario, comienza a ver cada obligación como un servicio que le otorgas a las personas y que sin ti no podría llevarse a cabo. Asimismo, piensa en lo que el trabajo te otorga, como experiencia y estabilidad económica.

Logra un bienestar físico en equipo

Como ya comentamos, un bienestar físico a la larga logra un bienestar mental. En el trabajo eso también es importante, ya que una buena salud del equipo proporciona que todos los trabajadores estén en paz. Para lograrlo existen diversos ejercicios y actividades.

Primero, podrías organizar con tus compañeros caminatas en grupo o maratones. Asimismo, también estaría la posibilidad de poder consultarle al encargado o al jefe sobre la opción de realizar alguna dinámica anti-estrés. De esa forma, todo el grupo se liberará de sus angustias y así se proporcionará un claro y limpio ambiente laboral.

Cerrar menú