Baja autoestima en las redes sociales

Baja autoestima en las redes sociales

El problema de la baja autoestima siempre ha existido. Pero no se le ha dado la relevancia que amerita. No obstante, con el auge de las redes sociales, esta condición se ha incrementado. Te invito a continuar leyendo para conocer el impacto de estas herramientas en nosotros.

Cómo nos vemos

La autoestima es una percepción de nosotros mismos. Es cómo nos vemos y sentimos. Y es importante mantenerla alta. Ya que mientras mejor nos sintamos con nosotros, mejor relación tendremos con el mundo.

Esa es la razón de por qué la autoestima tiene mucha relevancia. Esta afecta nuestras relaciones, de forma positiva y negativa. También, la manera en que percibimos nuestro alrededor.

Por lo tanto, el vernos no es un mero acto de egocentrismo. ¡No! Es necesario, es útil conocer el aprecio que nos tenemos. Sin embargo, cuando nos vemos de forma negativa estamos en presencia de la baja autoestima.

Una visión negativa de nosotros

La vida no es perfecta, eso lo sabemos. Y también sabemos que ella nos envía pruebas para medir nuestra fortaleza. Algunos obstáculos son más grandes y fuertes que otros. Pero con una buena autoestima superar todo eso se vuelve más sencillo. El problema comienza cuando no cuentas con una base sólida de tu imagen.

Tener los cimientos tambaleándose representa un verdadero problema. Esto no quiere decir que no tenga solución. Sí la tiene. Pero, el hecho de que nuestra autoestima no esté construida de la forma adecuada, puede generar depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales.

Es un tema muy serio, al cual no se le da la importancia que necesita. La forma en que nos vemos y nos sentimos con nuestro ser es fundamental para la vida. Nos toca vivir con nosotros mismos hasta el final de nuestros días. Es la relación más larga que tendrás. Procura que sea saludable y maravillosa.

Redes sociales: Una guía para nuestra vida

Comenté anteriormente que el problema de la baja autoestima existe desde hace mucho tiempo. No obstante, no es un secreto que la invención de las redes sociales y la relevancia que tienen en nuestras vidas lo han intensificado.

Para muchos, en especial los jóvenes, las redes sociales como Instagram, Facebook, Twitter, Snapchat, Whatsapp se volvieron sus guías espirituales. Es la referencia más inmediata que tienes de cómo debes lucir y ser y lo que tienes que tener.

Comienzas a observar la vida que otros publican. Siempre es perfecta, ¿verdad? Llena de lujos, salidas, fiestas, relaciones amorosas de ensueño. Suena y luce espectacular. Lástima que no es así, al menos en la mayoría de los casos.

No todo lo que hay en internet es verdad y esto es totalmente aplicable a las redes sociales. Sí, es un espacio para compartir ideas, opiniones, gustos y experiencias. No hay nada de malo en ello. Pero no tienes que creer que las personas que tienen una vida “perfecta” no tienen problemas.

Todos, absolutamente todos, tenemos problemas. Tú los tienes, yo los tengo. Tú publicas tus experiencias y yo no. Está bien. Lo que no lo está es sentirte mal contigo mismo porque no luces cómo esa celebridad, porque no tienes el teléfono último modelo o la ropa más cara.

La realidad que no muestran las redes es que por más feliz y perfecto que luzcas, tienes problemas. Como todo el mundo. Así que no te aflijas. No conviertas las redes sociales en la guía definitiva que debes seguir. Solo te hará mucho daño.

Baja autoestima: Una realidad virtual

Ya conoces la verdad de las redes sociales. No todo lo que está ahí es real. Sin embargo, existen dos tipos de personas en esta guerra. Los primeros son los que se sienten mal por no ser y tener lo que ven en internet. Y los segundos son los que se encargan de herirte a través de una pantalla.

Algo importante que debes tener en cuenta es que la baja autoestima no solo es producto de la comparación. También puede ser un problema que surge del ataque virtual. Sabes que hay personas que se dedican exclusivamente a criticarte y herirte por medio de tus redes.

Esto lo padecen todos. Celebridades, influencers y nosotros. ¿Por qué? Por la simple razón de lastimar. A veces hasta tú puedes volverte uno sin querer. Si te molesta algo o alguien, no lo insultes y denigres. Respira un momento y aléjate de su perfil o de su canal. Solo te sentirás peor si lo haces.

Si sientes la necesidad de hacerlo, algo está mal. Mírate un momento. Trata de descubrir que te hace sentir de esa forma y corre a solucionarlo. ¡Puedes hacerlo! Si insultas, contribuyes a destruir a dos personas: a la que atacas y a ti mismo.

No destruyas, construye

Es cierto que la baja autoestima se está afianzando por las redes sociales. Pero, tú puedes ser la diferencia. Construye espacios siendo positivo, amable y respetuoso con tus medios de expresión virtual. No sabes quién puede verlo. Desde un niño hasta una persona mayor. Y también desconoces por lo que están pasando.

Tu comentario, perfil o canal puede ser el que lo ayude a sentirse mejor o el que lo destruya por completo. Sé de los que construyen un mejor mundo a través de una pantalla. Desde ella puedes hacer más de lo que crees. Construir o destruir.

Erradiquemos juntos la baja autoestima de las redes sociales. Es el momento de demostrar que los seres humanos nos ayudamos. Empieza contigo, no te dejes influir por lo que digan o hagan en internet. Luego, continúa con tus amigos, familiares. Después ayuda a millones de personas que necesitan de un espacio sano, amable y de respeto.

Todo necesitamos ese lugar y a veces solo lo tenemos en las redes sociales. Sé un agente de cambio. Abajo la baja autoestima en las redes sociales.

Todo podemos hacer, decir y ver lo que queramos en ellas. Pero, pensemos siempre desde la positividad y solo multipliquemos eso. Ya verás cómo el mundo comienza a revisarse antes que revisar al otro.

Cerrar menú